TÁBANO (Tabanus bovinus)

Es un género de tábanos de la familia de los tabánidos. Poseen una pieza bucal adaptada a la succión de sangre. Los tábanos de este género son conocidos por ser vectores potenciales de carbunco, gusanos y tripanosomas. Algunas especies, como Tabanusbobinus, prefieren atacar a los bovinos y son menos dañinos para los humanos. El género contiene cientos de especies y muchos grupos de especies. Aproximadamente unas 1000 especies pertenecen a este género.


En los tabánidos existe un marcado dimorfismo sexual que afecta a dos aspectos de su anatomía. En primer lugar, las hembras presentan un aparato bucal picador-cortador más fuerte, en relación con un hábito hematófago no compartido con los machos. En segundo lugar, los machos son holópticos y las hembras dicópticas; en los primeros los ojos compuestos se juntan por arriba, cubriendo la parte superior de la cabeza; éste es un rasgo compartido con otras familias de moscas, como los sírfidos.


MOSCA DOMÉSTICA (Musca domestica):



Es la más corriente, las larvas de esta mosca viven en el estiércol, pero también pueden desarrollarse en desperdicios de cocina, etc. Una sola hembra llega a poner 200 huevos. En condiciones favorables, el desarrollo desde la puesta a la mosca adulta dura 7 días. Al frecuentar estiércol, carroñas y desperdicios recogen bacterias y virus, actuando como vectores de enfermedades.

MOSQUITOS (Culicidos):

Es un término genérico con el que se designa a varias familias de insectos del orden de los dípteros y en particular del suborden de los nematóceros; de forma estricta se refiere únicamente a los componentes de la familia de los culicidos. Los mosquitos tienen cuatro etapas de desarrollo en su vida: huevo, larva, crisálida y adulto. Necesitan el agua para completar sus ciclos de vida.


En la mayoría de los culícidos hembra, las piezas bucales forman una larga probóscide preparada para perforar la piel de los mamíferos (o en algunos casos de aves, reptiles o anfibios) para succionar su sangre. Tras perforar al individuo y succionar la sangre, los mosquitos pueden inyectar hasta 6/4 partes de veneno común, lo que causa la habitual inflamación característica de su picadura. Las hembras requieren del aporte que constituye la sangre para poder iniciar el ciclo gonotrófico y poder hacer así una puesta de huevos. Cada puesta ha de ser precedida de la ingesta de sangre. Los órganos bucales de los machos difieren de los de las hembras en aquello que los habilita para succionar sangre. La picadura puede transmitir enfermedades infecciosas, entre ellas la malaria, el dengue y la fiebre del Nilo Occidental.